Hola a tod@s,

hoy quiero hablaros de viabilidad. Cuando empezamos un nuevo negocio, lo primero de lo que nos aseguramos en cuestiones económicas y de gestión es de que ese negocio sea viable. Sin embargo, una vez nos ponemos en marcha, a veces se nos olvida – o no tenemos tan presente como deberíamos – que la viabilidad no es una cuestión estática que vaya a acompañar siempre a Nuestro Restaurante, sobre todo si no estamos haciendo las cosas todo lo bien que deberíamos o no tomamos las decisiones adecuadas en cada momento. La viabilidad hay que trabajarla constantemente para garantizar que se mantiene.

Para comprobar que Tu Restaurante sigue siendo viable o detectar posibles anomalías, te he preparado una Lupa de Viabilidad, ocho señales reconocibles que nos indican que puede haber problemas y que es momento de analizar nuestro negocio profundamente y hacer los ajustes pertinentes, si es preciso. Son éstas:

  1. No conoces a tu clientela: Cualquier negocio es lo que es gracias a sus clientes. ¿Quieres que tu negocio prospere? Conoce a tu Cliente Objetivo, a tu Cliente Real y a tu Cliente Potencial. No conocerlos, no saber qué quieren, qué buscan en Tu Restaurante, qué es Valor para ellos y por qué te eligen a ti o eligen a otro es el primer síntoma de que Tu Negocio se aleja de la viabilidad y necesita ayuda. Evita la desconexión con le cliente para que Tu Restaurante sea viable.

  2. Actúas con rigidez: Tanto si es de pensamiento como de movimientos, un sistema de trabajo poco flexible y que no se adapta o no tiene en cuenta los cambios acaba por revelar problemas de viabilidad. Y no solo eso. Tu Restaurante es más propenso a entrar en una espiral de malos resultados si siempre haces las mismas cosas. Si repites aquello que No Funciona. ¿Estás empezando a obtener malos resultados? Toma medidas diferentes. Si no puedes solo, contrata un buen servicio de Consultoría que te ayude a recuperar la flexibilidad y el camino de la viabilidad.

  3. Eres ajeno al funcionamiento del mercado: Por más innovador, creativo y sólido que sea un negocio (y Tu Restaurante lo es), se rige, como todos los demás, por las fuerzas del mercado. El éxito es una cuestión de saber conjugarlas en Tu Beneficio o aprovecharlas como vengan, sacando siempre el máximo partido. Para conseguirlo, has de escucharlas. No vivas de espaldas a ellas si quieres que Tu Negocio siga siendo viable.

  4. No te adaptas lo suficientemente rápido: Cuando abrimos un restaurante, si estamos haciendo las cosas bien lo tendremos todo previsto y planificado para, al menos, un año vista, de modo que no tengamos que andar improvisando a ciegas desde el primer día. Sin embargo, en el día a día de Tu Restaurante te darás cuenta de que adaptarse a situaciones que no habíamos previsto o lo habíamos hecho de formas diferentes a como se desarrollan es una constante. Hacerlo demasiado lentamente o no hacerlo son señales de que la viabilidad puede empezar a estar en peligro. Vigílalo.

  5. Planificas cambios que tardas en poner en marcha: Este síntoma es causa y consecuencia del anterior. De poco te sirve saber lo que debes hacer y qué hay que cambiar para continuar en la buena senda si tomas las decisiones tarde o no las tomas. Agilidad ha de ser una de tus máximas a la hora de gestionar Tu Restaurante en situaciones adversas o menos favorables de lo que te gustaría.

  6. Estás ocupado… haciendo las cosas mal: Si Tu Restaurante no está obteniendo buenos resultados o estos no son los que esperabas pero estás demasiado ocupado como para darte cuenta o como para ponerle remedio a la situación (incluso habiéndote dado cuenta), frena. Antes de seguir trabajando, asegúrate de que lo haces bien. No pierdas tiempo en hacer las cosas mal por más tiempo y asegura la viabilidad de Tu Restaurante.

  7. No estás centrado en los ingresos: Ésta es una de las señales más claras e importantes. Para que Tu Restaurante sea viable, los ingresos deben superar a los costes. Y para eso, no solo sirve ahorrar en costes. También hay que ingresar más. Los ingresos son la meta. Perderlos de vista es perder de vista la senda de la viabilidad. Mantén tus ojos en ellos, trabajando para conseguir maximizarlos sin perder la esencia de Tu Negocio ni descuidar a Tu Clientela.

  8. No tienes un colchón económico o no sabes cuánto necesitas para continuar: Cuando ponemos en marcha cualquier negocio, contamos siempre con un fondo de reserva para imprevistos, de modo que podamos continuar en funcionamiento incluso en una época de dificultad, cambios o nuevas apuestas. Tan importante como tenerlo es calcular cuánto necesitamos realmente para estar más o menos tranquilos e ir manteniéndolo en la medida de lo posible. No te quedes sin esta suma. Controla tus finanzas, o se alejará la viabilidad.

Analiza Tu Restaurante bajo esta Lupa de Viabilidad y comprueba si hay problemas al respecto. Anota en Tu Cuaderno aquellos puntos en los que hayas notado incidencias en Tu Restaurante y empieza a trabajar hoy mismo para solucionarlos.

Hazte estas preguntas:

¿Has observado que se esté dando alguna de estas señales en Tu Restaurante? ¿Cuántas de ellas? ¿Desde cuándo las has notado? ¿Qué puedes hacer para empezar a solucionarlas hoy mismo?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies