Hola a tod@s,

esta semana os escribo desde una nueva cafetería que tenía muchas ganas de visitar. Me la habían presentado como un lugar muy bueno, así que tenía muchas ganas de verlo con mis propios ojos. Lo cierto es que es muy bonita, el café y los menús brunch que tienen están muy buenos (al menos los que yo he probado) y parecen de calidad y el personal atiende correctamente. El problema es otro. El problema es que es un auténtico puzzle de tendencias.

La decoración es minimalista y moderna, el estilo de la comida y el café así como de la carta es más bien tradicional y casero, los uniformes de los camareros son de estampado étnico y la música que suena es clásica. Mientras os escribo, escucho Bach.

Todas las ideas por separado son buenas pero, si las unimos, nos dan una sensación de heterogeneidad que no termina de ser adecuada si queremos que nuestro negocio, nuestro restaurante (o, en este caso, nuestra cafetería) marque en verdad la diferencia.

Todo en Tu Restaurante habla de los Valores del mismo. Todo en el Restaurante habla de lo que ofrecemos, de lo que queremos ser, de aquello a lo que aspiramos de cara al cliente. Si el cliente se encuentra con un puñado de mensajes equívocos o incluso contradictorios, puede decidir que no le gusta lo que ve, porque no está lo suficientemente claro, que no da respuesta a lo que busca en nuestro Restaurante, y esto al final se traduce en una pérdida de clientes.

Nuestro Restaurante debe ser Homogéneo. La Heterogeneidad en el mensaje trae Confusión, Dispersión y la Pérdida de Clientes. Eso por no hablar de que puede dar la sensación de que hemos ido acumulando cambio sobre cambio sin molestarnos por eliminar lo que ya no concuerda con nuestra Estrategia de Valores, lo que se traduce en mala imagen de cara al cliente.

El Mensaje que envía Nuestro Restaurante no es otro que nuestros Valores, lo que el cliente busca en nosotros. Debemos saber dar Valor a nuestro Cliente y, para ello, el mensaje ha de ser Homogéneo siempre. Todas las músicas deben sonar igual en Nuestro Restaurante para que compongan una verdadera partitura afinada y compacta. Como la que estoy escuchando de Bach.

Antes de decidirte por un estilo en tu Restaurante, tanto si estás a punto de abrirlo como si vas a hacer cambios en uno que ya lleve un tiempo en funcionamiento, haz una lista de todas las cosas que vas a tener que cambiar o reajustar para que ese estilo se implemente de la mejor manera posible. De una manera eficaz que sea capaz de comunicar el mismo mensaje a nuestros clientes en todo momento. Desde el uniforme de los empleados hasta la lencería de las mesas, pasando por el estilo de decoración de las paredes, el de maquetación de la carta, la forma de presentar los platos y los ingredientes que vamos a utilizar, todo debe decir lo mismo.

No podemos encontrarnos con una carta que dice “moderno”, una decoración que dice “casero tradicional”, una ambientación musical que dice “exótico” y un personal que no sabe lo que dice. Una elección de Estrategia de Valores requiere ajustar todos los aspectos de nuestro Restaurante a ella, incluida la forma de atender, los diferentes procedimientos que se desarrollen durante el servicio.

Tenedlo en cuenta antes de hacer cambios.

Eso y que cualquier cambio de estilo requiere eliminar antes y por completo TODOS los vestigios del estilo anterior.

Hazte estas preguntas:

¿Es homogéneo mi Restaurante? ¿Procuro que todos los elementos del mismo envíen el mismo mensaje a mis clientes? ¿Cuido que el mensaje que estoy enviando sea acorde a mi estrategia de Valores? ¿Comunico a mi personal el mensaje que tiene que enviar con su desempeño?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies