Hola a tod@s,

 

hoy quiero hablaros del Control de los Costes en Vuestro Restaurante. Muchas veces, dejamos a terceros la Gestión de Nuestros Costes porque nos resulta tediosa, porque no tenemos tiempo, porque no nos gusta hacerla. Estar desconectados de nuestro Control de Costes puede ser contraproducente para nuestro negocio, por eso, hoy os traigo cinco estrategias para que os pongáis en marcha.

Impulsar el crecimiento hasta obtener beneficios es probablemente el objetivo de cualquier empresa. Éste debería ser tu primer objetivo, por supuesto. Si no estás creciendo, estás muriendo. Tener una buena estrategia de control de costes es muy importante para continuar creciendo, así que aquí tienes cinco maneras de controlar costes en tu restaurante, elaboradas por Steve Odland.

  1. Renegocia todos los contratos anualmente. Una política de empresa inteligente es establecer contratos de no más de un año o, al menos, conseguir el compromiso de que se revisarán los términos en un año con proveedores o empleados. La renegociación se suele traducir en un coste de producto más bajo. Un contrato más largo suele favorecer al vendedor. Renegociar contratos supone mucho trabajo, pero compensa.
  2. Pregunta a tus clientes. Planificar sesiones de trabajo anuales con clientes tiene muchos beneficios. Deben estar enfocadas, en primer lugar, a cómo hacer crecer el negocio. Pero muchas veces fallan al tocar el control del coste. Hablar de costes con los clientes puede hacer que te sugieran maneras de reducirlos. Hablar con el cliente siempre es bueno y hacerlo sobre el coste muestra que la empresa se preocupa por ellos y puede ayudar a reducirlos tanto en la empresa como en el cliente, con beneficio para ambos.
  3. Haz coincidir los pedidos con la demanda. Cada producto de tu inventario se comporta de manera diferente. Hasta ahora, los proveedores aplican las mismas condiciones de pago para todos. Puedes reducir tu capital activo a cero si las condiciones de pago se corresponden con el inventario de cada producto. De este modo, incentivarás a los proveedores a venderte sólo los productos más demandados y a trabajar contigo en mejorar la productividad del inventario. Los resultados te reportarán cash que podrás invertir en tu negocio y hará aumentar el beneficio.
  4. Pide a los proveedores que tengan “su” propio inventario. Mejor incluso que la medida anterior es que los proveedores mantengan tus productos en su inventario hasta que los vendas. Normalmente, los productos adquiridos a un proveedor se almacenan en tus instalaciones para su uso o para venderlos al cliente directamente. Pero ¿por qué verlo como inventario propio? Si aún no lo has vendido ¿por qué no dejarlo con el proveedor? La solución ideal es la de entrega de producto en el momento porque, de este modo, eliminamos el inventario. Pero esto no siempre es posible, dependiendo del tipo de negocio y de cliente. La clave está en comprar sólo lo que se va a vender y que el proveedor guarde el resto para cuando lo necesitemos. Potenciar la entrega de producto justo a tiempo.
  5. Mantén un volumen de plantilla constante. Seguramente ésta sea una técnica imprecisa y no siempre funcione, pero… la eficiencia de un negocio aumenta cuando crece el beneficio por empleado. Implantar tecnología, elementos de apoyo, procedimientos industriales… son medidas para ganar tiempo durante la jornada laboral y conseguir que los empleados sean más productivos sin necesidad de un aumento de plantilla. Hay muchas técnicas para mejorar la productividad. Aumentar la plantilla constantemente puede hacer crecer el negocio, pero no tiene por qué aumentar el beneficio del mismo.

Un euro ganado en ingresos es algo positivo, puesto que mejora la estructura de costes y la libera del apalancamiento. Pero recuerda que sólo una pequeña parte de los ingresos llega a convertirse en beneficio. Un euro ahorrado del coste, sin embargo, va directamente a la base de tu negocio. A tu bolsillo. Así pues, no olvides controlar eficazmente los costes para obtener beneficios a largo plazo.

 

Hazte estas preguntas:

 

¿Estoy implicado en el Control del Coste de mi Restaurante? ¿Conozco los pasos que se dan al respecto con todo detalle, los superviso y cambio aquello que no esté dando buenos resultados? ¿Sé de dónde salen mis costes? ¿Mido mis costes para comprobar sus tendencias y poder controlarlos? ¿Tengo en cuenta que un euro ganado es bueno pero un euro ahorrado es mejor?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies