Hola a tod@s,

sin pensar mucho: ¿Cuál es el último problema que habéis tenido con vuestro personal? Seguro que se os han venido varios a la cabeza (si no es así, enhorabuena… o quizá es que no estáis mirando bien lo que pasa en vuestro Restaurante). El Equipo es un puntal clave de cualquier negocio y solucionar sus problemas es ganar terreno para el buen funcionamiento del Restaurante. Hoy te doy soluciones prácticas para cinco de ellos. ¿Los has padecido? ¿Los estás sufriendo ahora? Te interesa seguir leyendo.

  • Evita las contrataciones apresuradas manteniendo un proceso continuo de reclutamiento: buscar candidatos para los puestos de trabajo que tienes en el Restaurante solo cuando uno de ellos queda vacante es un error, ya que en esos momentos te ves obligado a acelerar el proceso y quizá no elijas a la persona más adecuada o cualificada, sino a la que mayor disponibilidad presenta. Contar con una cartera de posibles candidatos para cada puesto es más operativo y hace que tengas las espaldas cubiertas si alguien se marcha de la noche a la mañana.

  • Evita problemas de funcionamiento apostando por el personal cualificado: aunque es cierto que en cada restaurante se trabaja de una manera y que tendrás que formar a tu nuevo personal para que lo hagan según tus indicaciones, lo cierto es que el proceso de adaptación resultará más rápido y sencillo si contratas a profesionales que ya vengan con una buena base en cuanto a cualificación. Para saber qué tipo de cualificación necesitas, lo primero que debes hacer es definir los puestos de trabajo, sus tareas y las aptitudes necesarias para desempeñar cada uno de ellos. Busca cualificación específica para cada uno, en lugar de un perfil “para todo”.

  • Cubre huecos de cualificación buscando lo que le falta a tu Equipo: a veces, en cuestión de personal cometemos el error de buscar fuera exactamente lo mismo que tenemos dentro y comparar, o esperar que un trabajador con las mismas cualidades y aptitudes que otro haga las cosas de manera diferente. Una buena forma de potenciar y completar el Equipo y el proceso de servicio es buscar perfiles que no tengas en el Restaurante y, muy importante, quieras tener. De este modo también se evitan roces de convivencia y funcionamiento y podrás aprovechar más el potencial de tus trabajadores, amplificado en la colaboración de unos con otros.

  • Define lo que buscas para encontrarlo: una de las ventajas de definir las tareas y aptitudes que se necesitan en cada uno de los puestos de trabajo de Tu Restaurante es que puedes aplicar este conocimiento a la hora de redactar tus ofertas de empleo. ¿Buscas un perfil concreto? Dilo. Defínelo claramente y acepta solo aquellos currículums que cumplan con los requerimientos que pides, así como a aquellos profesionales que verdaderamente demuestren que tienen lo que buscas. No te conformes con menos o con algo diferente a lo que buscas (a no ser que verdaderamente le veas potencial y sea algo que podrías haber buscado pero no caíste a la hora de elaborar la oferta), porque lo pagarán Tus Resultados.

  • Pon a cada trabajador donde mejor se desenvuelva: aunque parezca mentira, buena parte de la culpa de un trabajo mal ejecutado sistemáticamente (o peor ejecutado que el de otros miembros del Equipo) puede deberse a veces a que hemos contratado a alguien para un puesto que no es el suyo. Incluso entre los empleados que trabajan bien, siempre notamos que unos despuntan en unas cosas y otros en otras. Es buena idea observar el desempeño y ubicar a cada trabajador donde pueda dar el máximo de sí mismo y se sienta a gusto, ya que esto repercutirá de forma positiva tanto en el desempeño del trabajo como en el ambiente general y, en última instancia, en los resultados.

Junto con estas soluciones a problemas que nos encontramos de forma habitual en los negocios, es buena idea tener en cuenta que la actitud es más importante (o está al mismo nivel) que la aptitud a la hora de contratar a un nuevo miembro del Equipo. Contrata a aquellos que de verdad quieran trabajar contigo y observa cómo los resultados reflejan la decisión.

Hazte estas preguntas:

¿Qué problemas de funcionamiento del Equipo he observado en Mi Restaurante en los últimos tres meses? ¿Es la primera vez que los detecto o son problemas habituales? ¿Están en esta lista esos problemas? ¿Cuándo voy a empezar a trabajar para solucionarlos?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies