Hola a tod@s,

hoy vengo a daros respuesta a una de las preguntas que más me hacen cuando asesoro restaurantes: ¿Cuándo debo invertir en Formación? Seguro que vosotros también os la habéis planteado en algún momento, sobre todo si todavía no habéis invertido nunca o no habéis empezado a hacerlo en serio.

A la palabra Formación le tenemos todavía mucho miedo, mucha tirria en Hostelería, y esto flaco favor nos hace. Si a ti también te da alergia cada vez que la oyes y te preguntas constantemente si deberías invertir en formación (la respuesta es SÍ) y cuándo deberías hacerlo (la respuesta, no le des más vueltas, es YA), toma nota:

  1. Hoy mismo: si llevas un tiempo por aquí, ya debes saber que la formación mueve el desarrollo y mejora del restaurante y del Equipo, por lo que que hay que hacerla de forma permanente y controlada. ¿Aún no has invertido en Formación? Hazlo hoy mismo. ¿Llevas mucho tiempo sin invertir en Formación? Hazlo hoy mismo. ¿Estás pensando en abrir un Restaurante? Empieza a formarte antes. ¿Acabas de abrir? Invierte en Formación para Tu Personal YA. La formación es CLAVE. Cuanto antes inviertas en ella, mejor.

  2. De forma continuada y midiendo el desempeño: de nada nos sirve hacer acciones de formación muy esporádicas y espaciadas en el tiempo, y lo mismo ocurre con el entrenamiento de procedimientos. La formación debe ser constante para ser efectiva y debemos medir el desempeño propio y de nuestro Equipo para comprobar que se estén aplicando los conocimientos adquiridos en cualquier caso.

  3. Cada vez que alguien nuevo se incorpore al Equipo: para que sepa cómo se hacen las cosas en Tu Restaurante, qué se espera de él, cómo tiene que trabajar y no aprenda vicios de procedimiento de otros compañeros. Formación y Entrenamiento. Ése es el tándem que debes aprenderte.

  4. Cada vez que quieras modificar un procedimiento: ésta es muy obvia, pero te la recuerdo de todos modos. Para que se interiorice el nuevo funcionamiento del procedimiento modificado por parte de todo el Equipo, es necesario primero explicarlo y luego entrenarlo. Y esto también es formación.

  5. Cada vez que quieras mejorar las relaciones: las que hay dentro del Equipo, del Equipo con la empresa, tuyas con el Equipo. Siempre que necesites una mejora, la formación estará ahí para echarte un cable y hacer Equipo. Igual que las experiencias de Team Building. De eso se trata.

  6. Cada vez que quieras implementar novedades: tanto en procedimientos de servicio, como de limpieza, cocina, máquinas… actualizarse es necesario y la formación es clave para ello. La única manera de hacer bien cosas nuevas o usar bien nuevos electrodomésticos, técnicas de cocina o de atención al cliente e incluso técnicas de facturación y cobro es saber cómo funcionan por un lado y saber hacerlas funcuionar, por el otro.

  7. Siempre que sientas que debes hacerlo: si tienes nuevos proyectos y se te pasa por la cabeza la palabra formación, tu subconsciente te está diciendo lo que debes hacer.

Como te he dicho más arriba, la formación es clave. No solo porque conseguirás aumentar la calidad y el nivel de tu servicio antes tus clientes reales y ante el cliente potencial. También lo es porque te diferencia de la competencia, te da un estatus propio, te define y te coloca un escalón por encima. ¿Necesitas más razones para empezar ya?

Hazte estas preguntas:

¿Cuándo fue la última vez que programaste una iniciativa de formación en Tu Restaurante? ¿Cada cuánto tiempo formas a Tu Equipo? ¿Cada cuánto tiempo te formas tú? ¿Qué consideración tiene la Formación en Tu Proyecto de Restaurante? ¿La consideras suficiente? ¿Por qué? ¿Cómo podrías mejorarla?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies