Vivimos en una época de crisis, de Cambio Constante, en la que cada día escuchamos del cierre de algún establecimiento de restauración o en la que quizá nosotros mismos estamos a punto de tener el agua al cuello. Pero, aún así, hay gente que funciona muy bien. ¿Por qué? Porque saben adaptarse. Porque están enfocados en el cliente. Porque están enfocados en su producto. Y a partir de ese enfoque hacia lo que realmente necesitan, innovan.

Innovación es la palabra mágica en estos tiempos, no sólo en restauración.

¿Qué es innovación? El concepto de innovación es muy sencillo y va ligado al concepto de valor, que definiremos más adelante: Innovar es encontrar una forma mejor de dar valor a tu cliente. Para conseguirlo, tienes que saber y tener claro qué es valor para tu cliente, por qué te está comprando. Conociendo esto, tienes las herramientas para hacer un buen plan de innovación para tu restaurante.

Pero ojo, innovar no es cerrar. No se trata de dejar de hacer todo lo que estás haciendo y cambiar completamente. La innovación suele dar mucho miedo en restauración porque no está bien entendida. Innovar es mejorar, no cerrar.

En cuanto al valor, al que debe ir siempre ligado el concepto de innovación, el valor es aquello por lo que tu cliente te compra. Por lo que viene a tu restaurante. En restauración, solemos pensar que el cliente viene por la comida, pero casi nunca es así. El cliente viene porque le transmitimos unos valores. Piensa por ejemplo en BMW. Probablemente pienses que vende coches, pero no es así. Recuerda su slogan: “¿Te gusta conducir?”. El slogan de BMW habla de la emoción de conducir y ése es el valor que aporta a sus clientes.

En restauración, es lo mismo. Si no sé qué valores estoy aportando a mi cliente, si no he comprobado que realmente son los valores por los que me compra, no puedo innovar de manera correcta. Para hacerlo, siempre debes conocer por qué te compran tus clientes.

¿Por qué es buena idea innovar en tu restaurante? Porque vivimos en una época en la que el entorno está en un proceso constante de cambio y en la que, si te estancas, si no innovas, si no encuentras una forma mejor de dar valor para tu cliente… estás abocado al fracaso. En hostelería, el cambio no es tan rápido como en otros sectores de negocio, por ejemplo el tecnológico. Pero sí es más rápido que antes y, también, más común. La innovación se extiende y tu negocio no puede quedar ajeno a ella si lo que quieres es mantenerlo en un buen nivel o pasar al siguiente.

En una época de cambios como la que vivimos, lo peor que puedes hacer, como responsable de un negocio de restauración, es quedarte quieto. Ten en cuenta que, si te quedas quieto diciendo “bueno, ya pasará la ola y cuando pase la ola, me vuelvo a levantar”… la ola de la innovación te lleva. Esto es así porque, sumado a un entorno en constante innovación, los clientes se han convertido en máquinas de devorar novedades. Es la consecuencia natural de un entorno cambiante.

Lo que esto nos indica es que, aunque tengáis un negocio que vaya muy bien, en vuestro restaurante debéis mantener esa innovación permanente para que los clientes sigan viendo que inviertes en ellos, que hay mejoras, que hay un afán por hacer las cosas de manera mejor. Es lo único que puedes hacer para que no se aburran. Innovar.

Y recuerda, innova basándote en tus valores. Es la manera de lograr los mejores Resultados.

¿Qué tienes que Hacer Hoy para Innovar en Tu Restaurante?

 

Te deseo el Mayor de los Éxitos

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies