Hola a tod@s,

problemas de suciedad, de falta de homogeneidad en el negocio, problemas con la carta, con el Equipo… en las cinco temporadas de Pesadilla en la Cocina hemos visto de todo: gritos, lamentos, llantos, a Alberto Chicote cabrearse porque no le hacen caso y, sobre todo, deficiencias de Gestión por todos lados.

Hoy te traigo una lista con 10 cosas sobre Gestión que hemos aprendido de Pesadilla en la Cocina y que te ayudarán a llevar mejor Tu Restaurante. Toma buena nota:

  • Es fundamental mantener el foco. En los objetivos del restaurante, en el servicio, en cómo se tienen que hacer las cosas. Si pierdes el foco, el negocio descarrila. Enfócate en aquello que te lleva a avanzar y deja a un lado todo lo demás.

  • A veces, es necesario empezar desde cero para que las cosas funciones. El “aquí se ha hecho así desde siempre” deja de ser válido en cuanto el Restaurante deja de funcionar o empieza a funcionar peor de lo que debe.

  • En el servicio de un restaurante, hay que poner toda la carne en el asador. Desde el principio hasta el final. Todos los días.

  • El responsable debe gestionar. Sí o sí. No es negociable. Si quien tiene el papel de gestor no sabe lo que tiene que hacer, ni lo que está pasando en su negocio ni, muy importante, cómo funciona, es muy complicado que el Restaurante salga adelante. Si eres el gestor de Tu Restaurante, procura saber lo que tienes que hacer. Define tus funciones, fórmate para saber desempeñarlas. “Aprende a mandar y a delegar”, que diría Alberto Chicote.

  • Como responsable del restaurante debes conocer tu negocio mejor que a ti mismo. Aunque delegues funciones y responsabilidades en personas en las que confías, debes conocer todo lo que pasa en tu negocio. Lo que no se sabe, no se controla. Y, lo que no se controla, te cuesta dinero. Que se lo digan a la mayoría de propietarios-gerentes de Pesadilla en la Cocina.

  • Para que el Restaurante funcione, cada uno debe hacer su parte. Y tú, como responsable, debes revisar que todos hagan la suya. Incluido tú.

  • La Gestión de la materia prima es fundamental para dar un buen servicio. Recuerda que todo lo que haces en el Restaurante habla de tu marca y genera imagen a ojos del cliente. Quedarte sin género a mitad de servicio, no saber qué platos de la carta se venden más o menos o no tener una previsión de clientela por días son errores graves que dejan una mala impronta en el cliente. Si no colmas y superas sus expectativas, habrás fracasado con él.

  • Nunca trates al cliente como si fuera idiota. Ni pienses que, porque lleva viniendo toda la vida, con él todo vale. No es así. El cliente sabe lo que quiere y está cada vez más informado. Si no tienes lo que busca, lo encontrará en otro sitio. Y no un solo día. Si no para siempre.

  • La decoración y el aspecto general son importantes pero, si la atención es mala y la organización brilla por su ausencia, da igual lo bien que hayas montado las mesas. Prioriza lo que debes priorizar.

  • Las excusas no sirven para nada. Para nada bueno, quiero decir. Si detectas problemas, busca soluciones. No excusas.

Revisa Tu Restaurante y soluciona tus problemas de Gestión con el método que le funciona a cientos de restaurantes de todo el mundo. Confía en el Sistema Gastrocoaching. Trabaja para llevar a Tu Restaurante al Siguiente Nivel.

Hazte estas preguntas:

¿Es Mi Restaurante candidato a un Pesadilla en la Cocina? ¿En qué fallo en la gestión? ¿Cuándo voy a empezar a ponerle remedio?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies