RESTAURANTES EQUIPO COMPROMETIDO SOLUCIONES

¡Hola!

Bienvenid@ un lunes más a tu ración semanal de formación para llevar a Tu Restaurante al Siguiente Nivel.

Hoy quiero empezar con una frase de Tony Robins que viene a cuento con lo que vamos a tratar: “No hay éxito duradero sin compromiso”. Piénsalo: en cualquier aspecto de tu vida, el Compromiso es fundamental para avanzar y alcanzar los objetivos que te hayas marcado. En los negocios (y Tu Restaurante es un negocio, te lo recuerdo ya para que no lo pierdas de vista en todo 2018, aunque te lo recordaré alguna que otra vez más, ya sabes) el Compromiso es igual o más necesario que en la vida personal.

En este blog te he hablado ya del Equipo Extraordinario y de cómo alcanzarlo. Una de las características de ese Equipo Extraordinario es que sea un Equipo Comprometido. Hoy vamos a ver cómo conseguir que tu Equipo se comprometa con la mejora del restaurante, en cinco pasos que puedes poner en marcha esta misma semana.

 

PASO 1 – PREGUNTA

No esperes a que Tu Equipo venga a contarte lo que quieres saber: Pregúntale. Preguntar es la mejor manera de conseguir que Tus Empleados te cuenten cosas sobre el funcionamiento de Tu Restaurante que tú no ves y que necesitas saber. Pero pregunta de forma sutil y constructiva o pensarán que están en un interrogatorio y lo más probable es que se cierren en banda. Lo que quieres es saber qué pasa y por qué pasa. Logra que tus empleados se sientan útiles con sus aportaciones y vean que el negocio funciona gracias a ellos.

PASO 2 – ESCUCHA

Si preguntamos es para obtener una respuesta, de modo que tendrás que aprender a hacer escucha activa para sacar el máximo jugo de lo que tus empleados te cuentan. Valora cualquier sugerencia de tu Equipo, por peregrina que sea. Ten en cuenta que el miembro de Tu Equipo que la expone se ha tomado el interés de pensarla y ha tenido el valor de exponerla. Escucha y valora siempre todas y cada una de las ideas que te dan y, muy importante, encárgate de que tu Equipo se entere de que sus aportaciones no caen en saco roto. Si tienen la sensación de que hablan o sugieren para nada, se romperá la cadena de confianza y conseguirás el efecto contrario al que buscas.

PASO 3 – ACTÚA

Tras recabar la información sobre Tu Restaurante que te ofrece tu Equipo, es hora de actuar. Pon en marcha las mejores ideas que hayas recibido de parte de Tu Equipo. Eso sí, ten en cuenta que escuchar y valorar todas las ideas y sugerencias no te obliga a ponerlas todas en marcha. Escoge y trabaja sobre aquellas que realmente sean adecuadas para Tu Negocio y haz saber a tus empleados por donde han de ir en sus comentarios. Si ven que hay buena disposición con respecto a sus sugerencias, que se tienen en cuenta y que las cosas mejoran, se esforzarán más para que sus ideas sean las seleccionadas la próxima vez.

PASO 4 – PREMIA

Pocas cosas desaniman más a tu Equipo para proponer soluciones y mejoras o para detectar situaciones de mal funcionamiento que no recibir el justo reconocimiento que merecen a cambio. Reconoce sus méritos y la autoría de sus ideas es clave si quieres que el tuyo sea un Equipo Comprometido. Nunca te atribuyas méritos que no son tuyos, ni ocultes de quién ha sido la idea que os ha llevado a mejorar en el negocio, en el campo que sea. El reconocimiento público es un premio tan valioso y estimulante como un aumento de sueldo o unos días libres adicionales (y te saldrá más económico).

PASO 5 – EDUCA

La formación de tu Equipo en la cultura del compromiso y la colaboración es también fundamental en este trabajo, como en tantos otros aspectos del restaurante. Debes extender la idea de que, de lo que se trata, es de mejorar entre todos. Sobre todo cuando hablamos de identificar, detectar y solucionar problemas de funcionamiento, en muchas ocasiones los miembros del Equipo suelen mostrar reticencias a señalar un problema, por si se toman represalias contra ellos (tanto por parte de la empresa como por parte de los compañeros). Haz hincapié en la idea de que lo que buscas es que la empresa mejore y todo el Equipo con ella, no llevar a cabo una caza de brujas en el restaurante. Lo que te interesa es tener un Equipo Comprometido, no un ESP (un Equipo que Sale por Patas).

Hazte estas preguntas:

¿Escucho las sugerencias de Mi Equipo? ¿Reconozco sus méritos? ¿Pongo en práctica sus ideas, cuando encajan con la filosofía del negocio? ¿Cómo trabajo con mi Equipo para que sea un Equipo Comprometido? ¿Premio su desempeño en este sentido? Si no lo hago todavía… ¿Cuánto tiempo más estoy dispuesto a tener un ESP (ya sabes, un Equipo que Sale por Patas) en lugar de un EC (Equipo Comprometido)?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies