Hola a tod@s,

una de las preguntas que más me han repetido en las entrevistas que me han hecho a lo largo de mi carrera como chef y como coach de Restaurantes es por qué decidí dejar el mundo de la aviación y pasarme al de la cocina y la restauración.

Aunque se trate de una pregunta recurrente (machacona, como se suele decir), la verdad es que es una pregunta que me gusta responder, porque me permite recordar muchas veces por qué estoy en esto. Por qué hago lo que hago. Y eso me hace redescubrir lo mucho que me gusta estar en esto y lo mucho que me gusta lo que hago.

Tener presente por qué empezamos en un Negocio es fundamental para que nuestro negocio funcione bien. Por eso yo hoy os pregunto: ¿Sabéis por qué empezasteis en Restauración? ¿Os acordáis de por qué abristeis vuestro Restaurante? Y, si todavía no lo habéis hecho… ¿Por qué lo vais a hacer?

Hay tres razones por las que es clave que lo sepáis y que no lo olvidéis:

  • Para recuperar la Pasión Perdida: el de la Restauración es un Negocio muy emocional. Esto es algo que os he repetido en varias ocasiones, pero lo hago porque es la verdad. Más allá de lo necesario que es Gestionar y Medir los Resultados en Nuestro Restaurante, lo cierto es que éste es un negocio de emociones, de sensaciones, de sabores, de estar en contacto con la gente. Es un Negocio de Pasión. En mis sesiones de Coaching a veces descubro a profesionales del sector que han perdido la pasión por lo que hacen y necesitan recuperarla. Una buena forma de hacerlo es recordar precisamente qué les llevó a montar su negocio y trabajar para recobrar la ilusión del principio. La que puso la maquinaria en marcha.

  • Para no perder de vista tu Visión: recordando conceptos, la Visión es la razón de ser de un Negocio, el leit motiv por el que abriste Tu Restaurante, el objetivo fundamental que pretendes lograr con él. A veces, cuando llevan muchos años en funcionamiento, los negocios de Restauración han sufrido tantos cambios a lo largo de su existencia que pierden un poco su esencia. Su norte. Recordar por qué lo pusiste en marcha pone el acento en la Visión y nos ayuda a recuperar el camino o a desterrarlo y trabajar por el cambio si es lo que queremos.

  • Para Enfocar tu Innovación correctamente: si la Visión de un Restaurante es su objetivo fundamental, la Misión está formada por el conjunto de acciones que lleva a cabo para lograrlo. Desde el menú que ofreces a tus clientes hasta la forma de servicio, la decoración, la selección de proveedores o la contratación de personal. La innovación, en cualquier campo, debe cumplir la Misión al servicio de la Visión. Si sientes que has perdido el rumbo en Tu Negocio, dedica un día a recordar cómo eran las cosas en los inicios y vuelve al origen para seguir avanzando.

Si no lo habéis hecho todavía, apuntad en un papel el motivo por el que vuestro Restaurante es o va a ser una realidad y ponedlo en un lugar bien visible de vuestro despacho o de vuestro Negocio. Donde podáis recurrir a él siempre que os haga falta. Ya veréis cómo os ayuda a hacerlo mejor.

Hazte estas preguntas:

¿Por qué abrí mi Restaurante? ¿Cuál era la ilusión que me movía en ese momento? ¿Recuerdo cómo me sentía? ¿Queda algo de aquella ilusión en mi a la vuelta de los años? Tanto si es así como si no… ¿por qué? ¿Se corresponde el objetivo que tenía en aquella época con el que tengo ahora? ¿Qué ha cambiado? ¿He variado yo mi forma de hacer las cosas para adaptarla a los nuevos objetivos? ¿Me sigue valiendo mi Visión de los comienzos?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies