Hola a tod@s,

hoy quiero empezar con una de las “frases estrella” que repito siempre a mis clientes en las sesiones de asesoría y que repito también en conferencias, seminarios y jornadas de trabajo. “La repetición es la madre de la habilidad”. Que no se os olvide. Os la digo otra vez: “La repetición es la madre de la habilidad”.

Y una más. “La repetición es la madre de la habilidad”.

¿Por qué os digo esto? Lo entenderéis enseguida. Si os pregunto qué habéis hecho a lo largo de 2015 para mejorar Vuestro Restaurante… ¿cuál sería vuestra respuesta? Es posible que alguno de vosotros lleve una lista con las acciones de mejora que ha implementado en Su Negocio y pudiera decirme al menos tres o cuatro, pero lo más probable es que la mayoría de vosotros se quedara pensando y me dijera… Nada.

Tener la sensación de que no estamos haciendo nada es una de las peores sensaciones que podemos tener. En cuestión de Negocios (y Tu Restaurante, como te he dicho tantas veces, es un Negocio) y en cualquier aspecto de nuestra vida. Tener la sensación de que no estamos haciendo nada nos hace sentir mal, estancados, atrasados, quietos. Y ¿sabéis qué es lo peor de todo? Que en la mayoría de los casos no es verdad que no estemos haciendo nada.

El escritor estadounidense Robert Collier decía que el éxito no es otra cosa que la suma de los pequeños esfuerzos que repetimos día tras día. Teniendo esto en cuenta… ¿estáis seguros de que no estáis haciendo Nada por Vuestro Negocio? Cualquier pequeña acción de Marketing, la nueva organización del almacén, esa forma más eficiente de controlar el gasto que habéis empezado a implementar, los cursos y seminarios de formación en los que participáis, las promociones de Navidad que habéis hecho… todo suma para mejorar el Restaurante. Incluso abrirle una cuenta en alguna red social o empezar a revisar las reseñas que los clientes escriben sobre vuestro Negocio en Internet. Todo Suma. Y nuestro día a día está lleno de pequeñas acciones que, bien encaminadas, mejoran nuestro negocio sin duda alguna.

Entonces… ¿por qué tenemos la sensación de que no estamos haciendo nada? Porque no lo anotamos, no medimos los resultados y no sistematizamos las acciones que hacemos. Para ponerle remedio, enfócate en:

  • Elaborar una lista con todas las acciones de mejora que llevas a cabo en Tu Restaurante y actualizarla periódicamente (si puedes hacerlo a la semana, mejor que al mes).

  • Medir los resultados de todas las acciones de mejora que estés poniendo en marcha (al menos una vez al mes) y apuntar los datos en la lista.

  • Eliminar aquellas acciones que no te reporten beneficio o te reporten poco beneficio y potenciar las que sí funcionen como quieres.

  • Repasar al menos una vez al mes la lista de cosas que estás haciendo, o hacerlo cada vez que tengas la impresión de que te has estancado, para comprobar si es o no cierto y actuar en consecuencia.

Hazte estas preguntas:

¿Tengo la sensación de que no estoy haciendo Nada por Mejorar Mi Restaurante? ¿Desde cuándo la tengo? ¿Tengo motivos para pensar así? En caso de que sea cierto que no estoy haciendo nada… ¿Cuánto tiempo más pienso esperar para empezar a hacer “algo” por Mi Restaurante?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies