Hola a tod@s,

hoy os traigo deberes para las vacaciones (que ya sabéis que, en hostelería, no suelen ser en verano). Seguro que estaréis pensado que las vacaciones son para descansar (y estoy de acuerdo con vosotros), pero también son un buen momento para sacar un poco de tiempo y trabajar sobre nuestro restaurante y no en nuestro restaurante.

Para aprovechar al máximo ese tiempo en cuestiones que os sean de provecho en el negocio, os recomiendo que os centréis en tres:

  1. Revisar tu organigrama de puestos de trabajo para asegurarte de que cada empleado está haciendo las funciones que le corresponden y ajustarlas en caso de que no sea así. Es posible que ya tengas un organigrama bien organizado, por puestos de trabajo en lugar de por personas (que es lo que siempre te recomiendo que hagas, para que las funciones estén claras). Sin embargo… ¿cuánto tiempo hace que no revisas si cada empleado está cumpliendo las funciones asignadas según su puesto? El verano es una época del año tan buena como cualquier otra para observar el funcionamiento de Tu Equipo según el organigrama. Además de averiguar si cada uno hace las funciones para las que ha sido contratado, también podrás corregir desviaciones y ajustar mejor las funciones de cada puesto, ampliando, reduciendo o cambiando según la operatividad. No pienses en el organigrama como algo rígido, sino más bien flexible y adaptable a las necesidades, dentro de un orden.

  2. Revisar a fondo los datos y contratos con tus proveedores actuales, las condiciones de los mismos y los detalles relacionados con vuestra relación, en busca de mejoras. Si tienes unos días más tranquilos o simplemente algo más de tiempo para dedicarlo a trabajar sobre Tu Restaurante, revisar los contratos con los proveedores es otra de esas tareas que requiere de tu atención. Que tengas proveedores de confianza está muy bien, porque sabes cuándo puedes recurrir a ellos y que te van a servir con la calidad que tú buscas, pero eso no quiere decir que no puedas plantear una renegociación de las condiciones de vuestra relación o que no puedas buscar otros proveedores de productos que ahora no estás ofreciendo o para los que quieres cambiar sus características. Haz un listado con las mejoras que deseas en el trato con los proveedores, un listado con tus proveedores (deberías tenerlo ya) y lo que te ofrecen, y un tercer listado con nuevos proveedores con los que te gustaría hablar, lo que ofrecen y lo que quieres pedirles. Organízate y empieza a tratar con ellos.

  3. Optimizar tu sistema de ventas, de modo que en cada ticket se especifiquen al máximo los consumos, de cara a una mejor gestión del almacén y las compras. Si todavía no tienes un sistema de ventas optimizado en el que sepas exactamente qué estás vendiendo y en qué cantidades, las vacaciones son el momento para entrenarlo e implementarlo. Recuerda que un cambio en los sistemas de ventas, por sencillo que parezca, requiere siempre de un entrenamiento con Tu Equipo, para que sepan lo que deben hacer y para que puedan garantizar que harán las cosas como tú quieres que se hagan. Antes de entrenarlo, define bien el cambio que harás, para que sea lo más operativo posible. Especificar al máximo los consumos en el ticket también te ayuda a la hora de gestionar tu almacén. Invierte en organización.

Hazte estas preguntas:

¿Qué tareas de gestión voy a hacer estas vacaciones? ¿Suelo aprovechar parte de mi tiempo libre para trabajar sobre mi restaurante? ¿Qué tal son los resultados obtenidos?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies